martes, 21 de agosto de 2012

VON FREEMAN: The Great Divide

VON FREEMAN:
The Great Divide

- Von Freeman: Saxo tenor.
- Jimmy Cobb: Batería.
- Richard Wyands: Piano.
- John Webber: Contrabajo.

01. Von: “Yor Ready?” :12
02. Be My Love 8:23
03. Never Fear Jazz Is Here 3:26
04. This is Always 9:25
05. Chant Time 6:30
06. Von: “Everybody Mellow?” :15
07. Blue Pres 7:45
08. Disorder At The Border 4:04
09. Hard Hittin´ 3:52
10. Violets For Your Furs 7:27

Premonition Records
66917 90759 2 1
CD 2004

Von Freeman, The Great Divide (Premonition Records, 2004)


La presente entrada en el blog es para realizar un homenaje a raíz de la reciente muerte en Chicago (el 11 de Agosto de 2012) del saxofonista americano Von Freeman a consecuencia de un fallo cardiaco. Freeman fue músico muy poco valorado y que no gozó nunca de un excesivo éxito “mediático” (del que si disfrutó su hijo el también saxofonista Chico Freeman), a pesar del reconocimiento que si tuvo por parte de los aficionados y de los propios músicos.

Earl Lavon Freeman (conocido como Von Freeman a nivel artístico y como “Vonski” para sus admiradores) nació el día 3 de Octubre de 1922, era hijo de un policía amante del ragtime y de una ama de casa que tocaba la guitarra. Freeman desde muy pequeño (a la temprana edad de dos años) empezó de forma autodidáctica a tocar música, consecuencia natural de encontrarse rodeado de un ambiente musical propicio para ello, su abuelo materno y su tío fueron guitarristas, y sus hermanos, George Freeman y Bruz Freeman también se convirtieron en músicos de jazz, como guitarrista y baterista respectivamente. Von Freeman aprendió a tocar el saxo en la célebre DuSable High School, empezando su carrera como profesional a la edad de dieciséis años en la orquesta de Horace Henderson. Posteriormente se enroló en la marina durante el período de la Segunda Guerra Mundial, llegando a tocar en la banda de música mientras duro su alistamiento militar.

Tras su licenciamiento de la marina y su vuelta a Chicago, lidera junto a sus hermanos George Freeman y Bruz Freeman un grupo que se convirtió en residente en el famoso club Pershing del Hotel Ballroom de Chicago. Este grupo sirvió como sección rítmica para algunos de los mejores músicos que llegaron a pasar por el club, como por ejemplo Charlie Parker, Roy Eldridge, Dizzy Gillespie o Lester Young, entre otros. Durante la década de los años cuarenta Freeman llegó a participar en un grupo en el Club DeLisa, en donde Sun Ra tocaba ocasionalmente el piano, llegando este último a liderar el conjunto.

Durante la década de los años 50 Von Freeman tocó con un buen número de músicos en muchos conciertos, pero hay que esperar hasta el año 1972 para poder ver su primer disco como líder en el sello discográfico Atlantic, Doin´ It Right Now. Este disco fue producido por Rahsaan Roland Kirk, llegando incluso a participar como músico en la mencionada grabación. Tuvieron que pasar más de tres años para volver a grabar como líder en el sello discográfico Nessa. A pesar de ello las grabaciones de Von Freeman siempre han sido relativamente escasas e intermitentes para el enorme caudal musical y calidad interpretativa que ostentaba. El saxofonista se podría decir que fue especie de héroe para la gran cantidad de músicos que había en Chicago (algunos de ellos han reconocido la influencia de Freeman en su música), ciudad en la que desarrolló su carrera musical tanto de actuaciones como de grabaciones. Su resistencia a dejar Chicago (salvo en contadas ocasiones para alguna gira), le costó en buena medida que fuera poco conocido por su arte, y en consecuencia encontrarse apartado del circuito más comercial. A pesar de ello, este año recibió uno de los premios más prestigiosos dentro del mundo del jazz, el “Master of National Endowment for the Arts 2011-2012” (Maestro del legado nacional de las artes).

Von Freeman ha trabajado con la AACM (Association for the Advancement of Creative Musicians) entre ellos el conocido Muhal Richard Abrams. Sin ser un músico de la escuela del free jazz, Von Freeman exhibía en su interpretación pinceladas y rasgos provenientes de este estilo musical pero detentando un sonido muy característico y poco ortodoxo, lo que le permitía experimentar dentro del jazz más académico así como en las fronteras del jazz más vanguardista.

La trayectoria de este músico deja para la leyenda y la historia del jazz la anécdota cuando Miles Davis en el año 1950, telefoneó al saxofonista en el momento que estaba buscando un relevo para John Coltrane en su grupo, Freeman parece ser que nunca le devolvió la llamada al gran maestro de la trompeta, lo que posiblemente le privó de pertenecer a uno de los mejores grupos de músicos que existía por esas fechas.

El compacto que se comenta, The Great Divide (Premonition Records, 2004) es una de las mejores grabaciones del saxofonista de Chicago y un claro ejemplo de las influencias que ha tenido a lo largo de su carrera musical. Así mismo servirá para apreciar ese estilo que le caracterizó tan poco ortodoxo, extremadamente personal, único e intransferible.

Esta grabación sirve de entrada para rendir homenaje a los músicos que han influenciado a Von Freeman, en concreto, las figuras de Coleman Hawkins, Lester Young y Charlie Parker. Así lo podemos apreciar en las notas que acompañan en la carpetilla del compacto y en donde Freeman habla en diversas ocasiones de ellos. Sintomáticas y claras son las primeras palabras al señalar textualmente que, “Hawk (Coleman Hawkins) y Pres (Lester Young), esos sonidos definieron el saxofón en el jazz”. Con ello reconoce a estos dos músicos como los primeros modelos a seguir en su instrumento hasta que posteriormente apareció la influencia de las innovaciones de Charlie Parker, para reconocer que “Bird fue el tercer factor para mí”. Como homenaje a Parker en esta grabación Freeman incluyó la balada “This Is Always”, un tema que Bird llegó a tocar y en donde Freeman suena muy al estilo Parker con ciertas sonoridades y reminiscencias a lo Lester Young.

Los temas de este compacto mezclan la sonoridad melosa de Lester Young, el swing más vigoroso y harmonioso de Coleman Hawkins y la frenética libertad creadora de Charlie Parker, todo ello aderezado con esa sabía mezcla de experimentar entre sonoridades clásicas en la parte más melódica y la inclusión de elementos más vanguardistas en lo referente a la improvisación. Algunos de estos sonidos más vanguardistas son apreciables incluso en momentos no estrictamente improvisatarios, ofreciendo por instantes un sonido oscuro, extraño, pero tremendamente personal. Ese sonido es especialmente perceptible en los temas originales que aporta el propio saxofonista como son “Never Fear Jazz Is Here”, “Chant Time” o “Hard Hittin´”. El tema que cierra el compacto es una balada interpretada por Von Freeman en solitario, lo que ofrece la posibilidad de saborear y deleitar el sonido tan personal del saxo tenor americano. Freeman se encuentra secundado a la perfección por una sección rítmica solvente y con oficio liderada por Jimmy Cobb a la batería, Richard Wyands al piano y John Webber al contrabajo.

En definitiva, una de las mejores grabaciones de uno de los mejores saxo tenores en la historia del jazz y que servirá para que más de un aficionado pueda descubrir a un excelente músico que no tuvo la fortuna de ser reconocido en vida por su arte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...